Ni muy muy, ni tan tan…

Este domingo pasado vi el documental de Manuel Márquez Ni muy muy, ni tan tan…, simplemente Tin Tan, en el cual se describe la vida y obra de Tin Tan. A través de distintas imágenes y escenas de sus películas, se narra la vida de Germán Valdés desde su infancia hasta su muerte, además de su influencia tanto en el cine como en la cultura mexicana actual.

Con bastante detalle se narra la evolución del personaje de Tin Tan, desde el Pachuco de sus primeras películas dirigidas por Humerto Gómez Landero, hasta el personaje “antiheróico” (por llamarlo de alguna forma) de barrio desarrollado en las películas dirigidas por Gilberto Martínez Solares, el verdadero éxito de Germán Valdés. Martínez Solares filmó con Tin Tan 35 películas, desde Calabacitas Tiernas, 1949 (la primera), pasando por El rey del barrio, 1950, El Revoltoso, 1951 o Simbad el mareado, 1950. De hecho, no se duda en comparar la mancuerna Tin Tan-Martínez Solares con las mancuernas Pedro Infante-Ismael Rodríguez o David Silva-Chano Urueta.

La tesis del documental no sólo es el hecho de que Tin Tan fue un gran actor de la época de oro del cine mexicano, sino que además su personalidad y su trabajo fue escencial en el desarrollo de la cultura mexicana del siglo pasado. En una de las entrevistas del documental, Carlos Monsiváis lo nombra “el primer mexicano del siglo XX”.

Entre las cosas que me gustaron del documental fue la inclusión del cortometraje mudo El que la traga la paga, de Paco Miller, primera película en la que aparece Tin Tan y además en compañía de su carnal Marcelo (quien aparece en los créditos como “Marcel O. Chávez”, lo cual recordó un chiste local). El corto es una adaptación de un típico chiste de carpa, el cual ya lo he visto desarrollado por distintos cómicos (desde “El gordo y el flaco” hasta “Chespirito”), en el cual una pareja de vagos se las ingenia para comer en una fonda sin pagar.

Sin embargo, entre los puntos débiles está la edición y, sobre todo, el sonido, al cual no se le prestó mucha atención. Algunas de las escenas tomadas de las películas tienen un volumen muy bajo, mientras algunas entrevistas tienen el volumen demasiado alto y con ruido excesivo. Es tan molesto que uno tiene que estar regulando el volumen manualmente, cosa que los ingenieros de sonido debieron haber hecho en la edición.

En fin, de cualquier forma sí recomiendo el documental.

Como comentario “al calce”, en esta semana Canal 22 pasó un documental sobre Tin Tan dentro de una de sus series sobre historia del siglo XX. En él recordaron una escena de Tin Tan frente al agente del ministerio público, en la cual asegura ser “Jorge Negrete”. –Aver, cante– le pide el agente, y Tin Tan comienza a cantar imitando a Negrete. Esta misma escena fue reproducida en uno de los comerciales del IFE del año pasado: Un tipo disfrazado de luchador (el Camaleón) pasa a recoger su credencial para votar pero, al no llevar una identificación, tratar de mostrar que es él realizando sus “llaves personales” (la Camaleonina*) frente a la muchacha del mostrador. El encuadre de la cámara, el “ritmo” de la historia y la coreografía de los actores extras son prácticamente los mismos que los de la escena de Tin Tan. Vaya que sí ha tenido influencia.


*Gracias a Andrés, que me recordó los nombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s