Alerta contra la homeopatía

Recientemente, la homeopatía ha adquirido algo de popularidad en México, y no faltan conocidos que en cualquier ocasión no dudan en recomendarla. Por si acaso no conocen el término, la homeopatía es una pseudociencia que consiste en dar “tratamiento” contra enfermedades basado en la idea de que el agua “tiene memoria”.

Un “remedio” homeopático no contiene ningún agente activo: en su preparación, cualquier sustancia activa es diluída tantas veces que una dosis homeopática típica no incluirá una sola molécula de dicha sustancia. Sin embargo, afirman los homeópatas, el sólo contacto del agua con una sustancia curativa (mágicamente, supongo) le “heredará” sus propiedades curativas.

La idea, así como se oye, de que “el agua tiene memoria”, se le ocurrió a Samuel Hahnemann, un médico alemán a principios del siglo XIX. Hahnemann argumentaba que la medicina de su tiempo era “más dañina que benéfica”, considerando que en ese entonces eran comunes “tratamientos” como la sangría, que consiste en desangrar al paciente con el objetivo de sabrálachingada. Se le ocurrió que aquéllas sustancias que enfermaban, suministradas en pequeñas dosis diluidas, podrían curar al enfermo. Claro, lógicamente, entre más pequeña fuera la dosis (más diluida), más grande era su “poder de curación”.

La idea anterior suena a una pintoresca ocurrencia típica de charlatanes del siglo XIX (o del XVII, o del XXI, y los que vengan). Sería solo eso, sin embargo, si no fuera tan popular. Médicos de la Organización Mundial de la Salud han alertado contra su uso, sobre todo en países del tercer mundo donde la gente la utiliza, en lugar de tratamientos médicos, para tratar enfermedades como la tuberculosis, influenza, diarrea infantil o hasta HIV/SIDA. No tengo que decir que no existe ninguna evidencia de que la homeopatía funciona en el tratamiento de estas enfermedades, o de ninguna otra.

Hace unos meses escribí sobre Ezard Ernst y su exigencia en el Reino Unido de que los remedios homeopáticos llevaran la nota ESTE PRODUCTO NO CONTIENE AGENTES ACTIVOS. Curiosamente, en España, los homeópatas están en campaña contra una iniciativa para regular los productos homeopáticos, que entre otras cosas los obligaría a cumplir las normas de información y calidad que deben seguir los productos médicos. Por ejemplo, entre la información a la que estarían obligados a incluir se encuentra la “Composición cualitativa y cuantitativa” del producto. Supongo que es la que más les duele: tendrían que escribir

  • AGUA PURIFICADA, 100%.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s