Mochos de la semana: Quema de libros en Guanajuato

La Iglesia católica ya no haya cómo bajar las aguas de los escándalos de pederastia provocados por no pocos de sus sacerdotes. Entre las declaraciones de cómo hacerse güey y no morir en el intento, están las del arzobispo Silvano Tomasi, observador permanente del Vaticano ante la ONU, que aseguró que los sacerdotes pederastas “no son pedófilos sino efebófilos, palabra nueva que escencialmente dice lo mismo que la otra.

“A los efebófilos, que son homosexuales, les gustan tener contacto con varones de entre 11 y 17 años; además son sólo una minoría: de 1.5 a 5 por ciento”; los menores son más propensos a sufrir abusos a manos de familiares o cuidadores que de clérigos, aseguró Tomasi durante una reunión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra.

No solo trata de minimizar el problema de la pederastia en sus filas, sino que además le tira la culpa a los homosexuales, lo cual no sorprende dada la homofobia del catolicismo. Para no contrariarlo, al día siguiente La Jornada tituló la nota sobre la detención del obispo católico Raymond Lahey, involucrado en una red de pornografía infantil, como Canadá detiene a obispo “efebófilo”.

Sobre hacerse güey, además, la arquidiósesis de México recordó a los diputados “no ampararse en fuero”, como si la iglesia católica no estuviera llena de intentos de proteger a sus sacerdotes ante la ley en delitos como el mencionado un poco más arriba.

La nota cotorra se la lleva el papa Joseph Natzinger, que se foxea al afirmar que África se está envenenando de “basura espiritual” llegada de países desarrollados y que está siendo atacada por el “virus” del fundamentalismo religioso. Parece que esta vez le daremos la razón al viejito con vestido: la religión católica es la de mayor crecimiento en el continente africano, casi triplicándose en los últimos treinta años de 55 a 146 millones de seguidores. Más aún, la oposición de esta misma iglesia al uso del condón está destruyendo cualquier intento de detener la epidemia del SIDA. De veras que África está siendo víctima de basura espiritual y fundamentalismo religioso.

Sin embargo, la nota más estúpida y que se lleva las palmas de esta sección, es la de los miembros de la asociación estatal de padres de familia de Guanajuato, que tuvieron la ocurrencia de quemar los libros de la SEP exigiendo a Fecal “respetar la soberanía”. Entre ellos se encontraba la regidora panista Hortencia Orozco,

“Aquí (en los libros de la SEP) te hablan de muchos temas muy abiertos, muy relajados, con el punto de vista de muchos padres de familia que no ven al ser humano como un ser integral, sino como a un ser genitalizado”, dijo la regidora panista.

¿Eh? ¿Genitalizado? O sea, ¿eh? ¿Sugiere entonces ver al ser humano como “desgenitalizado”? ¿Acaso promueve la castración de los guanajuatenses? ¿Se refierían a esto los panistas con la “guanajuatización” del país? ¡Ouch!

No fue la única con comentarios estúpidos, desde luego.

“La SEP, mediante los libros, está obligando a mis hijos a usar condón, cuando yo quiero que ellos no hagan nada hasta el matrimonio”, dijo la presidenta de Cofavi (Coalición Ciudadana por la Familia y la Vida), Beatriz Rodríguez.

¿Cómo se supone que un libro va a “obligar” a alguien a hacer cualquier cosa (mucho menos usar un condón)? ¿Conocerá los libros esta pendeja? Posiblemente no ha visto uno en toda su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s