Otro imbécil de confusión conveniente

Hemos tenido todo tipo de excusas para la pederastia clerical: desde que tales actos hacen más humanos a los sacerdotes hasta que dicha experiencia otorga autoridad moral a la iglesia católica. Pero ahora tenemos otra, cortesía del obispo de Cancún, Pedro Elizondo, que dice que los pederastas “no sabían lo que hacían.

Hasta ahora nos damos cuenta por la ciencia y los estudios de las consecuencias de esos actos, que pueden afectar y dañar, pero antes no se sabía, comentó el religioso a los reporteros el domingo pasado.

“Lo hicieron por ignorancia, a lo mejor no sabían. En tal medida puede aplicárseles el precepto de Jesucristo ‘perdónalos, porque no saben lo que hacen’”, señaló.

De nueva cuenta, algún imbécil menciona* a la ciencia para justificar cualquier pendejada. Esta vez, según él, explica la pederastia por “la ignorancia” sobre los daños que podría causar el torturar y abusar sexualmente a un niño (o a cualquier persona, for that matter). “Mira mijito”, habrá dicho un cura, “cierra los ojitos, aguanta vara, y veremos qué pasa”.

En fin, ha de creer que los curas pederastas se confundieron cuando leyeron “antes de que cante el gallo me negarás tres veces”. Entiendieron que había que tomar su gallito inglés y meterlo a huevo en un niño, tres veces.


*Curioso que no mencionara que la misma ciencia ha desechado como patología la homosexualidad, en referencia a su homofóbico comentario de hace unos meses cuando afirmó que los matrimonios homosexuales “no tienen madre”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s