¿Por qué los artistas tiran tanta mierda?

Ya he comentado antes la debilidad (por llamarla de alguna manera) de algunos artistas por relacionar su trabajo con alguna charlatanería, desde extraterrestres hasta curanderos. Hoy apareció en La Jornada una entrevista con la compositora Ana Lara, que estrena su obra Atanor, titulada “Ana Lara recurre a la alquimia para explorar el alma humana“.

Dividida en tres movimientos, con 16 minutos de duración total, en esta pieza Lara se refiere a la esencia del alma humana, mediante la alusión a la alquimia, presente desde el título.

Atanor es el horno en el que se transmutan los metales, el recipiente alquímico en el que se transforma el mercurio en oro, explica la también docente y promotora cultural en entrevista con motivo del estreno de esa partitura, en el programa 11 de la OSN.

La alquimia era una práctica que, como dice el segundo de los párrafos anteriores, tenia como motivación el transformar metales (transmutarlos), haciendo una mezcla, junto con algo de física y química rudimentarias, de religión, astrología, misticismo, y otras supersticiones de la época.

Lo que me parece más ridículo es la descripción que le dan al atanor, que efectivamente era una especie de horno que usaban los alquimistas: “el horno en el que se transmutan los metales“. NO. Ni se transmutan ahora, ni se transmutaban antes. Los alquimistas jamás lograron ni transformar mercurio en oro ni nada más allá de una que otra intoxicación a causa de las chingaderas que mezclaban. Hablar de la alquimia como si funcionara, “inspirando” obras musicales, es charlatanería. Aunque puede ser, y es, peor:

Desde el punto de vista conceptual, Ana Lara explica que en Atanor trabajó con los metales y transformaciones, planetas y elementos, astrología y música, símbolos y alquimia, las esferas celestes y la esfera humana para representar de manera simbólica la transformación espiritual.

…”El reto era encontrar la esencia de cada uno de esos planetas e ir representando su energía mediante la música. Utilicé cada planeta según la afinación que dan en los tratados alquímicos; es un trabajo de orquestación, no hay armonía, tampoco melodía; es un trabajo puramente tímbrico y de orquestación de densidades. Es una música que tiene mucha energía”, enfatiza.

Los planetas son unas bolotas de materia que giran alrededor de las estrellas, al igual que la Tierra, por la atracción gravitacional. No tienen “esencia espiritual”, ni tienen influencia sobre los humanos más alla de que los vemos en el cielo por la luz del Sol que refleja su superficie.

¿Están bonitos? Sí, y sí pueden inspirar obras artísticas. Pero no poseen una “energía” que puede luego ser “transmitida a través de la música”. No mamen.

Un comentario en “¿Por qué los artistas tiran tanta mierda?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s