¿Seguros que no se pierde nada?

La apuesta de Pascal es un truco lógico barato muy popular entre los creyentes. Palabras más, palabras menos, dice que “si crees en dios y sí existe, ganas todo; si no, no pierdes nada. En cambio, si no crees y sí existe, entonces pierdes todo.

Como no creer no lleva a ninguna ganancia, la conclusión de esta apuesta es que uno debe creer en dios porque es la mejor estrategia.

Sin embargo, unos cuantos minutos de análisis nos llevan a observar que las estretegias ponderadas de la apuesta de Pascal tienen múltiples falacias. Para empezar, Pascal nunca especifica en cuál de todos los dioses que se le han ocurrido a la humanidad (sin contar las múltiples religiones de cada uno) debe uno creer para “ganar la apuesta”. Por ejemplo, si alguien cree en el dios cristano y el güey que rifa en el cielo es Alá, pues se los carga la musulmana. ¿Cómo le va a hacer un creyente para atinarle al “dios correcto”?

Segundo, es la ponderación “no pierdes nada” en caso de que no exista tal dios. ¡Cómo que no! Toda creencia divina arrastra una parefernalia de rituales, costumbres, ceremonias y sacrificios que ponen en duda el “no pierdes nada”, empezando por la pérdida de tiempo y terminando por la de dinero, pasando por la pérdida de dignidad y de derechos humanos impuesta por todas las religiones.

El siguiente cartón es una ilustración de lo que acabo de decir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s