La homeopatía es una burla

El blog de divulgación científica Fogonazos publicó la entrada Los diez mejores chistes de la homeopatía, en la que reseña el libro La homeopatía, ¡vaya timo!, de Víctor-Javier Sanz (de la colección ¡Vaya timo! de Laetoli).

En particular, listan una colección de diez burlas, o chistes, en la que está basada la homeopatía. Entre ellas, están las siguientes:

1. Lo igual cura lo igual. Una absurda interpretación de un viejo principio (similia similibus curantur) está en el origen de este festival del humor. El padre de la homeopatía, Samuel Hahnemann, observó que la ingestión de quina provocaba la misma fiebre que ayudaba a combatir y empezó a tejer su pintoresca teoría: lo que cura a los enfermos es una dosis de lo que causa su propia enfermedad. Si el principio fuera cierto, apunta Sanz, la penicilina provocaría gonorrea y a los asfixiados se les resucitaría administrándoles monóxido de carbono. (No lo hagan en sus casas)

2. Bébete un lago. No contento con sus primeros homeochistes, Hahnemann se puso aún más creativo y estableció el principio según el cual al enfermo hay que suministrarle dosis infinitesimales de la misma sustancia que le hizo enfermar. Trasladado a la práctica, los homeópatas siguen realizando disoluciones que dejan el número de Avogadro en pañales hasta el punto de que ni los más sofisticados análisis logran encontrar una sola molécula de la sustancia original que se empezó a mezclar. Como dice el gran Randi, un producto homeopático típico (8CH) es como echar una aspirina al lago Tahoe, agitarlo todo y esperar unos años a que la mezcla sea homogénea. Una disolución 12CH equivale al contenido de una gota vertida sobre todos los océanos del planeta y un preparado 30CH es como una gota en una esfera de líquido con el radio del sistema solar. Y cuando más diluido, más potente es el remedio. Como para que te duela la cabeza.

4. ¿La memoria del agua? Oh shit! Ante semejantes disoluciones, ni los propios homeópatas son capaces de distinguir una mezcla homeopática del agua del grifo, así que toca buscarse una buena coartada: la “memoria del agua”. Según las bases de la homeopatía, el agua recuerda los principios curativos y los mantiene a pesar de las disoluciones. Curiosamente, al agua le pasa como los humanos, que tiene memoria para lo que quiere y solo recuerda los principios bondadosos. Por otro lado, si cada molécula de agua de nuestro planeta tiene memoria de los sitios por donde ha pasado, la cosa se pone bastante fea… (¡Noooooooooooo!)

En fin, recomiendo el artículo, que también incluye una lista de referencias para “aprender” más sobre la homeopatía.

3 comentarios en “La homeopatía es una burla

  1. jesus

    Pues quizá sea una burla, pero a mi niña de 4 añitos después de dar vueltas y vueltas durante año y medio de médico en médico nadie le solucionó un problema crónico que sin embargo después de dos meses de tratamiento homeopatico ha desaparecido ¿casualidad? ¿efecto placebo en una niña de 4 años? pensad lo que querais pero a los hechos me remito.
    El hecho de que no se sepa cómo actúa la homeopatía no quiere decir que no funcione. En los tiempos de Galileo no se podía comprobar “cientificamente” que la tierra era redonda pero efectivamente lo era.

  2. Pedro

    Pues claro que es una burla… si da por tierra con muchos de los axiomas de la medicina tradicional (alopática).
    Con dos niños que en ocho años no han tenido necesidad de tomar ni siquiera un remedio alopático en situaciones de enfermedad en las que cualquier médico tradicional hubiera recetado (que de hecho lo hicieron); desde eruptivas hasta anginas y otitis, haciendo que las mismas no duren mas de 48 horas.
    Claro que es una burla!!!
    Saludos

  3. 1) ¿Cuáles son los “axiomas de la medicina tradicional”? ¿Sabes lo que es un axioma?
    2) No existe la medicina “alopática”: eso fue un invento de los homeópatas. Solo existe la medicina; lo demás es charlatanería. El término “alternativo” se usa para lo que no se ha comprobado que funciona, o para lo que se ha comprobado que no funciona.
    3) Una anécdota con un par de niños no prueba nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s