Matemáticas cefalópodas

Por todos lados se habla del pulpo Paul y sus “predicciones” en los juegos de Alemania ([1], [2], [3]): peor aún, se le han achacado dotes de psíquico (pobre, lo único que hace es comerse una almeja detrás de una banderita), y hay quien asegura que este pulpo demuestra la existencia, de una vez por todas, de poderes extrasensoriales.

Entre las manifestaciones más risibles fue la carta que recibió PZ Myers, autor del blog Pharyngula y experto en cefalópodos, cuando mencionó que estaba harto de recibir notas del mentado pulpo:

Paul is luckier than most psychics tho: hes doesnt have to deal with the rage of sceptics influencing his predictions…

¡Ja, ja! Resulta que son los escépticos los que “reprimen los poderes psíquicos” y, como Paul es inmune a tal represión, tiene la “libertad” de usar sus poderes. La realidad es que ni el pulpo Paul ni nadie más tiene poderes psíquicos, además del hecho que sus predicciones no tienen nada de extraordinario.

Se ha insistido que Paul le ha atinado al 100% de los resultados de los juegos de Alemania. Ese “100%” se oye impresionante, pero no lo es tanto si consideramos que se refiere a 6 partidos, nada más: la probabilidad de atinarle al resultado de 6 eventos, tomados al azar con la misma probabilidad, es (1/2)^6 = 1/64, que, aunque es baja, tampoco es tan rara. Es igual a tirar una moneda seis veces y obtener “águila” en todas: no es tan común, pero nadie se sorprendería, como mencionan en [4].

Ahora bien, el pulpo ya dio sus “predicciones” para los partidos de hoy y mañana y, más aún, lo más probable es que le atine al menos a uno más. Es cierto que la probabilidad de atinarle a 7 partidos seguidos es 1/128, pero hay que considerar que la probabilidad de que le atine al siguiente, dado que ya le atinó a 6, sigue siendo 1/2. De los dos partidos restantes, no atinarle a ninguno tiene la misma probabilidad que atinarle a ambos (1/4) por lo que atinarle al menos a uno es 3/4. Así que, ahora, lo más probabable es que Paul se lleve al menos 7 resultados correctos del mundial.

Me gustaría mencionar dos cosas más: primero, la posibilidad de que el pulpo esté influenciado por el efecto Clever Hanks, respondiendo a indicaciones inconscientes de su cuidador (al fin alemán, y Alemania sí ha ganado la mayoría de los partidos), como lo mencionan en Amazings.es: El pulpo, la probabilidad y efecto Clever Hans.

La otra, un ridículo artículo del Universal, donde hablan de otras mascotas con “poderes de adivinación”: Pulpo Paul desata boom de adivinación animal. El artículo menciona a siete mascotas (incluido Paul) alrededor del mundo y sus predicciones para la final, sugiriendo que todos son psíquicos. Sin darse cuenta, ellos mismos borran esa posibilidad: de los siete, la mitad “cree” que va a ganar Holanda y la otra mitad España (bueno, 4 y 3). Precisamente lo esperado cuando se seleccionan al azar.

Un comentario en “Matemáticas cefalópodas

  1. Pingback: Matemáticas cefalópodas, II (también equinas) « Series Divergentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s