Economía mocha en el fecalato

Proceso publicó en internet hoy (de su edición de esta semana) el perfil del nuevo secretario de economía, Bruno Ferrari, nombrado por Fecal para sustituir a Gerardo Ruiz Mateos. En el artículo, Economía a la buena de Dios, hacen notar la nula experiencia de Ferrari como economista y sí su amplio mochismo militante, muy cercano a los legionarios, en especial a Marcial Maciel (el énfasis, con font cómico, es mío):

Pero Calderón volvió a sorprender con el nombramiento del nuevo secretario de Economía. O Ruiz Mateos demostró no tener las suficientes prendas para el cargo o al presidente poco le importan la economía, su productividad y competitividad.

El caso es que eligió a alguien que se había formado académicamente para ser cura: compañero suyo de salón en la Escuela Libre de Derecho, abogado como él… y muy ligado a los legionarios de Cristo.

En efecto, Bruno Ferrari tiene un historial de vida que lo acerca más al Espíritu Santo que al mundanal ruido y ajetreo de la responsabilidad, grave, de levantar la economía nacional.

Ferrari, según los datos curriculares que él mismo envió a la Secretaría de la Función Pública para el Registro de Servidores Públicos, da cuenta de que es abogado por la Escuela Libre de Derecho y licenciado en derecho canónico por el Centro Académico Romano de la Santa Cruz, de Roma.

También tiene el grado de maestro en ciencias del matrimonio y la familia, que cursó en la Pontificia Universidad Lateranense, de Roma.

Y por si quedara duda de su vocación religiosa, también tomó un doctorado en derecho –del cual no obtuvo título, sino sólo constancia– en el centro romano donde cursó la licenciatura en derecho canónico.

Bien lo dice la ley de Poe: al menos que se indique explícitamente, es imposible distinguir la parodia del fanatismo mocho. El problema es que el mochismo de Ferrari no es parodia. Uno suele hacer chistes de si el fecalato confunde a los siglos XIX y XXI, pero es imposible reírse cuando es nombrado como encargado de la economía del país a un “experto en derecho canónico” (o sea, experto en las reglas de la iglesia católica) y “maestro” en una estupidez llamada “ciencias de la familia”.

Una evidencia más (de una pila enorme) del profundo desdén de Fecal por el país, y sí de su interés de cubrir cuotas con sus compas de su infancia intelectual (que todavía no abandona).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s