Procuraduría de mochismo de Guanajuato

En EEUU existe la expresión smart ass (asno listo) para denotar a alguien que pretende salirse con la suya con alguna estupidez, creyéndose muy astuto. No existe mejor expresión para describir al procurador de mochismo justicia de Guanajuato, cuando pretende negar la existencia de mujeres presas por aborto, algunas condenadas hasta casi 30 años de prisión, afirmando que “no están presas por abortar“, sino por “matar a sus hijos en gestación“. ¿Eh?

En entrevista, el procurador afirmó que las 20 mujeres que presuntamente están presas por aborto, fueron sentenciadas por “homicidio en grado de parentesco”.

No hay una sola mujer en el interior de nuestros Ceresos por el delito de aborto”, subrayó Zamarripa Aguirre.

Insistió que las mujeres que han denunciado reiteradamente que están presas por haber abortado, pretenden mal informar a la opinión pública, ya que “ellas están por el delito de homicidio, es decir mataron a sus hijos”. Proceso

En Guanajuato, como ha documentado el centro de derechos de la mujer Las Libres, se han denunciado a más de 100 mujeres por abortar, de las cuales algunas de ellas ya están cumpliendo condenas de hasta casi 30 años de cárcel.

Del 2000 a febrero de 2010, en el estado de Guanajuato, se han iniciado 161 averiguaciones previas por el delito de aborto. De estas denuncias actualmente 14 mujeres están sujetas a un proceso penal y 9 de ellas fueron sentenciadas por este delito. Esta criminalización hacia las mujeres que deciden sobre su propio cuerpo, que optan por su vida, su salud y por su proyecto de vida, son perseguidas y encarceladas por las autoridades del Estado. Incluso una mujer víctima de violación esta sentenciada por el delito de homicidio en razón de parentesco. Centro Las Libres

La situación se ha vuelto tan absurda que incluso mujeres que abortan espontáneamente (es decir, no de forma intencional) son denunciadas, como le pasó a Alma Yareli Salazar Saldaña, que cumplía una condena de 27 años y medio por “homicidio”, y que salió libre después del inmenso trabajo del Centro. Esto equivale a sentenciar a una mujer por no tener la capacidad física de llevar un embarazo. Mayor mosoginia, no se puede.

No es la primera vez que el gobierno de Guanajuato niega tener presas por aborto. El año pasado, por ejemplo, el procurador intentó deslindarse de los casos, afirmando que “quien emite la sentencia es el juez“. Incluso el gobernador del estado, Juan Manuel Oliva, retó hace unos días: “No hay ninguna en la cárcel por abortar, y diría que nos demuestren“.

Si están tan convencidos de que hay que “respetar la vida desde el momento de la concepción“, entonces ¿por qué niegan castigar a las mujeres que, por cualquier razón, abortan? Parece que ellos mismos saben que su postura es ridícula, que comparar el aborto con homicidio no tiene sentido, y que toda la faramalla de persecución es consecuencia de la tradicional misoginia del mochismo católico.


Como comentario al calce, les recomiendo la columna de Stephen Tomkins en The Guardian, Oops, we forgot Jesus’ women, donde nota que el último libro del papa Nazinger para niños “Los amigos de Jesús” no menciona para nada a mujeres. Aunque en principio intrascendente, el “resbalón” (como lo llama Tomkins) es de hecho un granito más en la misoginia oficial de la iglesia católica, que desdeña a la mitad de su feligrecía que nació con el sexo femenino.

Un comentario en “Procuraduría de mochismo de Guanajuato

  1. Pingback: La triple R del mochismo: resignarse, reír y rezar « Series Divergentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s