Domingo bíblico 23: lecciones de nutrición

Así es, el señor también da lecciones de nutrición a su rebaño. Más aún, todo aquél que le haya entrado a las carnitas o a la moronga está condenado, como se dice en Levítico 7:22-27.

22 El Señor le ordenó a Moisés23 que les dijera a los israelitas: Üstedes no comerán grasa de ganado vacuno, ovino o cabrío.24 La grasa de un animal muerto o destrozado podrá usarse con cualquier otro fin, menos para comerla.25 Todo el que coma grasa de animales presentados como ofrenda por fuego al Señor, será eliminado de su pueblo.26 Vivan donde vivan, ustedes no comerán grasa ni sangre alguna, sea de ave o de otro animal.27 Todo el que coma cualquier clase de sangre, será eliminado de su pueblo.»


Domingos bíblicos anteriores: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22.

10 comentarios en “Domingo bíblico 23: lecciones de nutrición

  1. Cassiopeia

    Que ironico, hay sangre animal “privilegiada”:

    “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitare en el dia final.” (Jn,6:54)

  2. INES

    AMIGA CASSIOPEIA, RESPETA A DIOS. LA FRASE ES EN SENTIDO FIGURADO, YA QUE SE REFIERE A QUE DIOS A TRAVES DE SU HIJO JESUCRISTO DIO SU VIDA POR NOSOTROS (PECADORES) . SI NO CREES EN DIOS POR LO MENOS QUEDATE MUDA Y NO ESCRIBAS OFENSAS CONTRA LOS QUE PROFESAMOS NUESTRA FE EN DIOS.
    CALLADA TE VERIAS BIEN

    1. Para algunos güeyes, como los católicos, por ejemplo, la frase no es en “sentido figurado”: realmente creen (o eso dicen) que cuando se comen la galletita y le dan un chupe al vino en cada misa se comen la carne y se beben la sangre del chucho.

      ¡Guácala!

    2. Cassiopeia

      Estimada Inés:

      No soy tu amiga. Soy tu hermana. ¿Acaso la Biblia no lo dice, todos somos hermanos? Jaja, bromeo. Lo cierto es que tenemos un ancestro (homínido) común, y nada más.

      Mira no fue ninguna ofensa, todos los seres humanos somos animales, ¿acaso no somos miembros de una especie, y somos mamíferos, vertebrados? Ergo, cada hombre y mujer de los tiempos bíblicos fueron animales como tú y yo. Tan solo he encontrado un versículo de la Biblia que ejemplifica una de las tantas contradicciones que contiene, justificadas hasta el cansancio por sus alegorías y porque cada quien la intrepreta como le conviene. Te invito a conocer las que faltan, que son un chingo muchas: http://www.project-reason.org/gallery3/image/105/

  3. Pingback: Domingo bíblico 24: cómo hacerse de una esposa | Series divergentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s