Mochos de la semana: somalíes fundamentalistas

En esta semana tuvimos noticias alentadoras sobre los avances que se han ganado en el mundo sobre la igualdad y el respeto a los derechos humanos. La más llamativa, desde luego, es la victoria de Barack Obama a la presidencia de los EEUU, lo cual hace increíble que apenas hace poco más de 40 años los negros tuvieran prohibido votar en ese país. Otra nota, menos comentada pero igual de importante, es el hecho que las mujeres son mayoría en el padrón mexicano, representando casi el 52% de los 77 millones inscritos. También parece mentira que hace poco más de 40 años la mujer no pudieran votar en este país.

Sin embargo, los mochos siguen sueltos. En California, por ejemplo, venció la Propuesta 8 el pasado martes, que incluye en la constitución estatal la prohibición explícita de matrimonios entre personas del mismo sexo. Esto es contradictorio, sobre todo porque en el estado más del 60% de los votos fueron a Barack Obama, pero sin embargo es el resultado de una campaña mocha agresiva en contra de los homosexuales.

Eso no es todo. Una reciente encuesta indica que 29% de los maestros del Reino Unido creen que se debería enseñar ideas religiosas como el creacionismo (mito que asegura que todas las especies del planera, así mesmo como están ahora, fueron creados por diosito-todopoderoso) o el “diseño inteligente” (lo mismo pero suena más serio) deben ser enseñados de la misma forma que la teoría del origen de las especies a través de la evolución. Aunque la validez y seriedad de la encuesta ha sido cuestionada, sí implica un golpe para el desarrollo educativo de aquél país.

Otra nota patética es la detención de un activista tailandés por insultar a la realeza. No mamen, ni siquiera merece más comentarios.

Sin embargo, los mochos que superan cualquiera de las anteriores son definitivamente parte del grupo de fundamentalistas somalíes que apedrearon hasta la muerte a una niña de 13 años por haber sido violada. Aunque los reportes oficiales aseguran que se trataba de una mujer de 23 años que había confesado el “delito” de adulterio, y casi casi había rogado que la apedrearan “porque lo merecía”, Amnistía Internacional aseguró, según reportes de testigos, que se trataba de una niña de 13 años, la cual había sido aprehendida cuando su familia intentó denunciar la violación.

Lo más increíble del caso es que incluso la ley islámica prohibiría sentenciar a una niña de trece, por lo que las bestias que participaron en la sentencia habrían violado la misma ley estúpida que dicen defender.

Es a lo que el fanatismo religioso, y la idea de prohibir a los demás comportarse como se les de la gana, llega en no pocas ocasiones. Son los mismos mochos que prohibieron los matrimonios homosexuales en California, o se manifiestan en contra del condón y/o del aborto en México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s